image/svg+xml
centrar

Situada en enclave privilegiado, con un relieve suave y amable, ocupa una posición estratégica entre los valles de los ríos Vero y del Alcanadre. Durante siglos, las gentes del alto Vero ha pasado por aquí para dirigirse a Huesca, pudiendo ser éste el origen de su nombre.

Cuenta con destacados ejemplos de arquitectura popular. Arcos de medio punto, forjas, motivos decorativos en aleros y balcones, escudos... son algunos motivos que podemos descubrir. Destacan casas solariegas como Loscertales (s. XVI) o Molina (s. XVI).

El conjunto está presidido por la iglesia de San Pedro, obra monumental del siglo XVIII con la capilla dedicada a las santas Nunilo y Alodia, oriundas de Adahuesca.

En Adahuesca se han gestado numerosas leyendas y tradiciones que pueden conocerse gracias al Centro de Interpretación de Leyendas y Tradiciones del Somontano. Se localiza en el lugar que ocupó la antigua parroquial y el castillo de 1055, que conservan restos de muralla y de la torre.

Próximo al pueblo se encuentra la ermita de Treviño (ss. XII-XIII), magnífico templo románico enclavado en un paisaje de gran belleza.

Galería

  • adahuesca_1
  • adahuesca_2
  • adahuesca_3
  • adahuesca_4
  • adahuesca_5
  • adahuesca_6
  • adahuesca_7